lunes, 29 de junio de 2009

¡Un contacto con la naturaleza en el Pailón del diablo!

Si buscas un lugar hermoso donde la adrenalina y la aventura se junten, el Pailón del Diablo en Baños, provincia de Tungurahua, es la mejor opción. Se llega por la carretera Baños-Puyo luego de un recorrido de paisajes selváticos y vegetación semi-tropical.

El lugar es visitado durante todo el año por turistas nacionales y extranjeros ya que tiene gran popularidad internacional.
Este sitio turístico no es sino una cascada majestuosa a la que se puede acceder a pie o en bicicleta por caminos estrechos y bajadas de tierra con gradas naturales.

Mientras se observa coloridas flores como orquídeas, hortensias y un hermoso paisaje verde que resalta la belleza de la selva ecuatoriana, se va acercando a la famosa cascada del Pailón del Diablo.

Considerada como uno de los 10 saltos más grandes del mundo, con 80 metros de altura, el agua de su manantial es cristalina con gran cantidad de cuarzo, proveniente del río Verde y en ocasiones se torna de una coloración turquesa. Ésta baja por grandes paredes de piedra y golpea con tanta fuerza que al caer moja a quien se ubique cerca del mirador.

A lo lejos se puede observar un puente colgante que se tambalea con el más mínimo movimiento. Para acceder a él hay que bajar pocos metros para observar la cascada que parece tener el rostro del diablo. Este juego visual se da por la forma de las rocas que con sus tres saltos de agua, al caer forma un remolino aterrador y peligroso.

Es importante reconocer que nuestro país tiene hermosos lugares naturales y que hay que cuidarlos para preservar el medio ambiente. A más de éste, existen un sinnúmero de territorios que en la mayoría de casos no son resguardados por los mismos habitantes. Hay que crear conciencia y entender que estos rincones del planeta no van a perdurar por mucho tiempo si es que no se los cuida empezando por nosotros. Todo está en nuestras manos.

Imagen obtenida de: http://www.nueva-acropolis.es/anuario2007/img_big/OINAE-2007-21.jpg