domingo, 21 de junio de 2009

Una noche de superviviencia

La última noche en la Escuela de ‘WIAS, los estudiantes de la Universidad de las Américas hicieron una práctica de supervivencia en la selva. Equipados con botas de caucho, impermeables y una maleta con todos los implementos necesarios salieron a las 6 de la mañana.
Luego de caminar todo el día por terrenos pantanosos llegaron a un área escogida por los militares que los acompañaban para acampar por la noche. Cada estudiante tenía que armar su hamaca-toldo amarrándolo a dos árboles para pasar la noche.

Así mismo les entregaron una lata de atún y arroz crudo para que cocinen y hagan fuego gracias a lo que los soldados les enseñaron por la mañana.
A medida que oscurecía se oía los gritos de estudiantes que querían irse y acampar en un lugar seguro, ya que la lluvia que había empezado era tan fuerte que no se escuchaba nada más que el sonido del agua cayendo. De las 72 personas que empezaron, terminaron solo 10 durmiendo en la hamaca-toldo en medio de una torrencial tempestad.

A la mañana siguiente se sentía el ambiente de descontento de los estudiantes, quienes se dieron cuenta de que la vida de los soldados es más dura de lo que uno piensa y que se necesita de mucha fuerza de voluntad y pasión para poder hacer lo que ellos hacen todos los días.
Fotos tomadas por Belinda Terneus